Me llamo Carmela, mis amigas me dicen chola. Tengo 21 años y el 28 de octubre me diagnosticaron cancer en los ganglios linfáticos, un linfoma de Hodgkin. Desde que tengo uso de razón me auto defino como una princesa. Amo el color rosa, los brillos, estar peinada y bien vestida siempre, ponerme litros de perfume y lo más importante, hacer todo por mi cuenta y enfrentar las cosas con los ovarios de una “princesa guerrera” como me dice mi papá. Cuando diagnosticaron mi enfermedad y me dijeron que tenía que hacer quimioterapia, mi médica me contó todo lo que podía llegar a pasarme, desde las náuseas hasta la caída del pelo, las ojeras y la hinchazón por el corticoides. Mi familia se preocupo mucho por cómo sería mi reacción ante todo esto, ya que como digo siempre, el cancer #noEsDePrincesa. Sin embargo, yo siempre supe que podía con esto y con mucho más. O acaso esta enfermedad pensó que iba a poder contra mi? Si, no lo puedo negar, el cancer me sacó mi amado y kilometrico pelo, un par de kilos, la energía de hacer mil cosas por día y varias cosas más. Pero lo que no me saco y nunca me va a poder sacar es mi carnaval interior y mis ganas de querer comerme el mundo. Me hizo entender que yo no soy mi pelo, ni mi peso, ni mi físico, ni mi cara. Que soy mucho, muchísimo más que eso. Que depende de mi mirarme al espejo todos los días y saber que yo puedo hacer todo lo que me proponga. Vestirme con lo que quiera, maquillarme aunque sean las dos de la tarde, agarrar cualquier pañuelo, enroscarmelo en la cabeza y salir a la calle sintiéndome lo más. Por eso nació LAS CHOLAS, para mostrar que los turbantes, las vinchas y los pañuelos no son marca registrada del cáncer. Que todas podemos usarlos y sentirnos divinas. Espero que les gusten mucho, tanto como a mi me divierte crearlos para ustedes ✨